ASOCIACIÓN de AMIGOS DEL ÓRGANO ANTONIO DE CABEZÓN de BURGOS

 

Recital de Esteban Elizondo Iriarte.

 

ÍNDICE DE CONTENIDOS.-

PRESENTACIÓN

CONCIERTOS     

ÓRGANOS DE BURGOS

RESTAURACIONES

ANTONIO DE CABEZÓN: VIDA Y OBRA

V CENTENARIO DE ANTONIO DE CABEZÓN

SU OPINIÓN IMPORTA

ESTUDIOS

EDICIONES

ORGANERÍA DOMÉSTICA

SOFTWARE

CURSOS Y JORNADAS

NOTICIAS

VÍDEOS

ENLACES


ÍNDICE DE CONTENIDOS.-

PRESENTACIÓN

CONCIERTOS     

ÓRGANOS DE BURGOS

RESTAURACIONES

ANTONIO DE CABEZÓN: VIDA Y OBRA

V CENTENARIO DE ANTONIO DE CABEZÓN

SU OPINIÓN IMPORTA

ESTUDIOS

EDICIONES

ORGANERÍA DOMÉSTICA

SOFTWARE

CURSOS Y JORNADAS

NOTICIAS

VÍDEOS

ENLACES 

 CONCIERTO EN LA IGLESIA DE LA MERCED DE BURGOS

                 Miércoles, 11 de marzo de 2009, 20,30 horas

                                       .........................

Gracias a la generosa colaboración del maestro Esteban Elizondo Iriarte, hemos podido grabar este recital para ofrecerlo al público en la web de la asociación (actívese el siguiente enlace).

  

                                       EL ÓRGANO EN BURGOS

 

(En el centenario de la publicación de la Antología Moderna Orgánica Española, presentada por el P. Nemesio Otaño S.J. en el Colegio de San Francisco Javier de Oña (Burgos), el 30 de mayo de 1909)

 

                                                    PROGRAMA

 

- Marcha Fúnebre ............................................................... Felipe Gorriti (1839-1896)

- Adagio ...................................................................... Nemesio Otaño S.J. (1880-1956)

- Canción en estilo gregoriano ..................................       “             “                     “

- Preludio Sinfónico ...................................................       “             “                     “

- Berceuse ......................................................................... Eduardo Torres (1872-1934)

- Impresión Teresiana .....................................................      “               “              “

- Ofertorio en la mayor .................................................. José Mª Beobide (1882-1967)

- Intermezzo Sinfónico Cromático ................................    “     “        “                “

- Andante en mi mayor ..................................................    “      “        “                “

- Ofertorio en do menor .................................................    “      “        “                “

- Final en do mayor ........................................................   Jesús Guridi (1886-1961)

 

Organista: Esteban Elizondo Iriarte

 

    HISTORIAL

 

Esteban Elizondo ha sido durante muchos años catedrático de órgano del Conservatorio Superior de Música de San Sebastián. A lo largo de su trayectoria ha desarrollado una importante actividad en los campos pedagógico y artístico. En esta última faceta sus conciertos le han llevado a la mayoría de los países europeos así como a Estados Unidos, Canadá, Japón, Mexico, Brasil y Rusia.

Esteban Elizondo es doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, y Premio Extraordinario de la Universidad de Barcelona por su tesis “La organería romántica en el País Vasco y Navarra (1856-1940)”. La Universidad del País Vasco edita la misma y le concede junto con el Orfeón Donostiarra el Premio a la Investigación.

En los últimos años este organista se ha dedicado a investigar la música para órgano escrita a partir de finales del siglo XIX hasta finales del siglo XX en España, divulgando la misma internacionalmente por medio de conciertos, trabajos musicológicos, cerca de veinte discos compactos realizados especialmente con la casa Aeolus de Alemania y edición de partituras. Las tres últimas grabaciones que ha realizado con esta casa discográfica, han estado de alguna manera vinculadas con Burgos, ya que dos de ellas han sido dedicadas a la obra para órgano de José Mª Beobide y  su discípulo Antonio José, en los órganos de la iglesia de la Merced de Burgos y Zumaya (Guipúzcoa) y el tercero ha sido dedicado a la música para órgano del Padre Nemesio Otaño S.J. grabado en el órgano Cavaillé-Coll de la Basílica de Loyola (Azpeitia). Estos autores escribieron la mayor parte de sus composiciones en Burgos.

 

                                               Felipe Gorriti

 

                        (Huarte-Araquil, Navarra 1839-Tolosa, Guipúzcoa 1896)

 

            Felipe Gorriti discípulo de Eslava, representa en España la evolución del órgano barroco al órgano romántico. En su etapa como organista de Tafalla escribe obras de carácter barroco adecuadas al órgano que tenía en su parroquia. Posteriormente, al conquistar la plaza de maestro de capilla de la iglesia Santa María de Tolosa, comienza a evolucionar hacia el romanticismo, especialmente al poder disponer de un órgano romántico de tres teclados Stoltz-frères de Paris. A partir de 1881 decide presentarse a varios concursos de composición convocados por la Sociedad de Organistas y Maestros de Capilla de París, conquistando diversos premios.

 

Marcha Fúnebre en do menor. Con esta obra, el 26 de junio de 1882, Felipe Gorriti obtiene el Premio por unanimidad del jurado en los citados concursos de París. Esta composición está considerada como la primera obra escrita en España para órgano romántico, con pentagrama separado para el pedal.

                                  

                                               Nemesio Otaño S.J.

 

(Azkoitia 1880-San Sebastián 1956)

 

El Padre Otaño es probablemente la persona que más influyó en la música religiosa española durante todo el siglo XX. Asombra su capacidad de trabajo como organista y director de coro, además de ser un activo compositor de música religiosa y profana. Destacó por sus investigaciones en torno al folklore y a otros géneros musicales, así como en su labor de crítico musical, comentarista,  conferenciante  e impulsor de diversas revistas y antologías de música religiosa y órgano. Fue el principal organizador del famoso Congreso de Música Religiosa de Valladolid de 1907 y participó en los posteriores de Sevilla, Barcelona y Madrid. La relevancia musical que alcanzó la Universidad de Comillas no se entendería sin su participación. Por otro lado, llegó a ocupar importantes responsabilidades institucionales como director del Conservatorio de Madrid, Comisario de la Música, Presidente de la Orquesta Filarmónica, Académico de Bellas Artes, etc. Todo ello sin olvidar su condición sacerdotal que  mantuvo siempre muy presente.

El P. Otaño tuvo una vinculación importante con Burgos en diversos momentos de su vida:

Durante 1900/1901 dirige el coro de la iglesia de la Merced en Burgos, ofreciendo misas de Haydn, Mozart, Querubini y Gounod. En este tiempo recibe diversas orientaciones musicales de Federico Olmeda.  De 1901 a 1903 realiza estudios de Filosofía y Ciencias en el Colegio Máximo de Oña (Burgos). Después de su estancia en Valladolid, en 1907 vuelve a Oña al Colegio San Francisco Javier, donde estudia Teología. En 1908 compone su célebre Adagio para órgano. En 1909 presenta también en Oña la Antología Moderna Orgánica Española. Con esta publicación se da a conocer internacionalmente la música española para órgano. A partir de entonces, en diversas antologías y publicaciones musicales de Estados Unidos, Alemania, Francia, Bélgica y otros países, comienzan a aparecer obras para órgano de compositores españoles como el mismo Otaño, Luis Urteaga, Eduardo Torres, José Mª Usandizaga, Mas y Serracant, Jesús Guridi, Felipe Gorriti y otros. El P. Otaño se ordena sacerdote en Oña el 30 de julio de 1911. En 1919 vuelve una vez más a Burgos al Colegio-Residencia de jesuitas, allí escribe su Elegía dedicada a la memoria de su querido profesor Vicente Goicoechea, maestro de capilla de la catedral de Valladolid.  En 1938-39 reside de nuevo en Burgos, esta época es muy prolífica ya que escribe las siguientes composiciones para órgano: Coral-Antifónico (1935-1939), Cántico Espiritual (1938), Elevación (1938), Preludio (1938), Canción en estilo gregoriano (1938), Preludio Sinfónico (1938), Entrada Pontifical (1939), Toccata Final (1939), Nueve Versillos (1939) y su gran Suite Gregoriana (1937-1940).

 

Adagio (Oña, 1908). Enrique Massó catedrático del Conservatorio de Madrid, dice lo siguiente sobre esta composición: Obra de juventud, digna de un gran maestro. Música del mejor estilo orgánico virtuosista, de juvenil aliento, jugosa, brillante y de visible influencia wagneriana, por el ambiente cromático, y el carácter de la línea melódica... Esta  obra representa un hito fundamental en la historia moderna del Órgano español y revela la asombrosa capacidad de asimilación autodidáctica de su genial autor.

 

Canción en estilo gregoriano (Burgos, 1938). Dedicada a Domingo Amoreti, director del Orfeón Burgalés. Obra considerada como de la segunda época del autor, con ciertas influencias impresionistas. El P. Otaño utiliza el gregoriano como base de la obra, siguiendo los criterios del Motu Proprio de Pio X (1903), desarrollados en el Congreso de Música Religiosa de Valladolid, del cual él fue el principal organizador en 1907.

 

Preludio Sinfónico (Burgos, 1938). Dedicatoria: A mi buen amigo, el Maestro Dn. José Mª Beobide. Beobide fue un estrecho colaborador del P. Otaño en diversas ocasiones. Era mutuo el aprecio y admiración que sentían uno por el otro, de ahí la dedicatoria que es correspondida  por Beobide en su Ofertorio en la mayor, obra dedicada al P. Otaño.

El Preludio Sinfónico es una de las obras más importantes del autor, con señaladas dificultades técnicas, utilizando en ocasiones el doble pedal. Composición profunda y bella que rezuma espiritualidad. Como en tantas obras de Otaño, el Preludio Sinfónico está basado en temas gregorianos.

 

                                        Eduardo Torres

 

 (Albaida,Valencia 1872-Sevilla 1934)

 

Eduardo Torres fue maestro de capilla de la catedral de Sevilla. El P. Otaño, que animaba continuamente a los compositores para que escribieran obras para órgano con el fin de incluirlas en las antologías que él dirigía, le sugirió a Torres con el que mantenía una estrecha amistad, que compusiera para órgano. Torres le respondió que nunca había escrito para ese instrumento. El P. Otaño insistió en su idea y le envió varios ejemplos de obras escritas organísticas. A partir de entonces Eduardo Torres llegó a componer cerca de 140 obras para órgano, con un estilo completamente diferente al de la estética alemana del P. Otaño, un estilo mucho más cercano a Falla y a la música francesa de la época. Se dice de la música de Torres que ...recuerda el ambiente puro, aromático, acariciador como un jardín valenciano, como un rincón sevillano evocador.

 

- Berceuse, parte de un ritmo cadencial marcado por el pedal, a partir de la cual una inspirada melodía nos sumerge en el ambiente cálido de una nana.

 

- Impresión Teresiana, es una obra con un desarrollo muy original, que recuerda ambientes exóticos. En algunos momentos evoca un cierto movimiento de marcha, tal vez asociado a las andanzas de Santa Teresa en su labor apostólica.

 

            José Mª Beobide

 

                 (Zumaya, Guipúzcoa 1882-Burgos 1967)

 

            Después de trabajar como organista y profesor de música en Quito (Ecuador), Beobide se establece en Burgos en 1914, como organista de la iglesia de la Merced. Participó en la reorganización del Orfeón Burgalés y llegó a ser nombrado director de la Banda de Música de la Casa de la Caridad. En Burgos se casa y permanece hasta 1930, fecha en la que se traslada a Pamplona al haber conquistado la cátedra de las Escuelas Normales de Magisterio. En 1940 es nombrado profesor de la Academia de Música de dicha ciudad y más tarde subdirector de dicho centro, así como del Orfeón Pamplonés. Por sus méritos la ciudad le dedica una calle con su nombre. Con motivo de su jubilación, en 1959 se traslada de nuevo a Burgos, donde reside hasta su fallecimiento en 1967. A lo largo de su vida, Beobide ganó numerosos premios de composición. La mayor parte de su obra para órgano la escribió en Burgos.

 

Ofertorio en la mayor. Obra escrita por Beobide dentro del homenaje nacional que tuvo lugar en los años 1941/42, en honor del Padre Nemesio Otaño. Destaca en esta composición el dominio del compositor en el tratamiento de la armonía y la modulación al servicio de una estructura muy dinámica y de gran colorido romántico.

 

Intermezzo Sinfónico Cromático en mi mayor. Beobide dedicó esta obra a la burgalesa Sta. Eloisa Varea y Corral, que luego se convirtió en su mujer. Esta composición es la que probablemente obtuvo el primer premio en el Congreso de Música Religiosa de Sevilla. Obra bellísima, profunda, llena de emoción, es un ejemplo de perfecto dominio de los recursos sonoros del órgano a partir de esquemas cromáticos.

 

Andante en mi mayor. Una de las composiciones más conocidas de Beobide. En algunas partituras aparece como Reverie, en otras como Intermedio para tiempo de Navidad y también como Andante expresivo y con aire de berceuse, aunque en la partitura manuscrita figura simplemente como Andante para órgano. Beobide desarrolla con su habitual maestría una bella melodía en un entorno musical de gran lirismo romántico.

 

Ofertorio en do menor. Una de las composiciones más importantes de este compositor. Escrita en estilo fugado, incluye pasajes de gran brillantez y solemnidad que requieren buena destreza técnica por parte del organista no sólo en las manos sino también en el teclado del pedal en el que abudan los pasajes con dobles notas. Esta partitura se editó en Francia en 1920. En la misma figura debajo del nombre del compositor: Organiste à Burgos (Espagne).

 

 

                                               Jesús Guridi

 

                                   (Vitoria 1886-Madrid 1961)

 

            Jesús Guridi es uno de los compositores españoles fundamentales del siglo XX. Víctor Pliego de Andrés define a su música como ...de romanticismo tardío de cuño nacionalista, directamente heredado de Wagner.... alejado de los vanguardismos revolucionarios que florecieron en la Europa de sus tiempos, pero la solidez de su oficio, la inspiración de su pluma y la enorme calidad de su obra, le dan voz propia y singular. Guridi, autor de óperas, zarzuelas, obras orquestales y música coral y de cámara, era ante todo un organista que cultivaba asiduamente este instrumento y lo tocaba en las misas dominicales. En 1944 fue nombrado catedrático de órgano del Conservatorio de Madrid y en 1956 director de ese centro.

 

Final en do mayor (1960). Dentro de su importante obra para órgano, destaca este Final por su brillantez sonora de gran colorido orquestal. El comienzo recuerda a algunas Toccatas de estilo francés cuyo tema destaca en el pedal con fuerza y rotundidad rítmicas, pero después es palpable la maestría y personalidad del compositor en el manejo de las voces y en los contrastes sonoros. La obra termina con todo el poderío sonoro del órgano de manera espectacular.

 

           

 

Envíe un mensaje a antoniodecabezon@antoniodecabezon.org con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Última modificación: 06 de septiembre de 2009
Optimizado para pantallas con resolución 1024 x 768 o superior

© Asociación Amigos del Órgano de Burgos; todos los derechos reservados